China se perfila como segunda potencia mundial

by Shu on July 26, 2010

in News

SANTIAGO, 22 jul (Xinhua) — China desplazará este año a Japón como la segunda economía del mundo medido en dólares corrientes, afirmó a Xinhua el director de Comercio Internacional e Integración de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Osvaldo Rosales.

En abril pasado el organismo de las Naciones Unidas señaló que China estaba cerca de convertirse en la segunda potencia económica del mundo después de Estados Unidos, tendencia que ha sido confirmada por datos recientes, indicó Rosales.

El año pasado China desplazó a Alemania como exportador de bienes y a Estados Unidos como el primer mercado automotriz. La semana pasada se informó que era el primer consumidor de energía, al superar también a Estados Unidos, y todo indica que este año desplazará a Japón como segunda economía, afirmó Rosales.

La medición para determinar la ubicación de China como economía mundial es en dólares corrientes, ya que un cálculo en dólares-paridad hubiera convertido al país asiático en la segunda economía mundial desde hace varios años, subrayó.

Esto ratifica el rol que juga China en la economía mundial y justifica el relieve que ha dado en la CEPAL al examen de la relación económica y comercial con América Latina.

Rosales afirmó que las relaciones bilateral chino-latinoamericanas se siguen consolidando.

"Adicional a los flujos de comercio, hay expectativas de proyectos de inversión importantes, en Argentina y Brasil", agregó.

Como ejemplo mencionó la renovación del parque ferroviario en Argentina con alta tecnología, donde se espera una alta inversión china.

Recordó que en los últimos dos años China ha reconocido proyectos de inversión en minería, puertos y otros sectores en Brasil, Perú y Venezuela, lo cual corrige una asimetría muy marcada entre un nivel alto de comercio bilateral y un nivel de inversión comparativamente bajo.

En cuanto a la apreciación de la moneda china, el funcionario de la CEPAL dijo que un yuan más caro, desde el punto de vista comercial, significa que el precio de los productos chinos aumentarán en América Latina y que habrá menor presión competitiva sobre aquellos países con una industria más fuerte, como Brasil, Argentina o México.

"Sin embargo, todo indica que el margen de apreciación del yuan será muy marginal. No veo una reevaluación importante, por lo tanto, no creo que haga una gran diferencia en los actuales niveles de comercio", aclaró.

La economía de China creció 12 por ciento en el primer trimestre del año y 11 por ciento en el segundo. La intención es que en 2010 alcance un crecimiento de 10 por ciento, añadió.

Con un crecimiento de 12 por ciento es inevitable observar algún efecto marginal en los precios de las materias primas, sin embargo la curva se maneja mucho mejor desde el punto de vista de la economía de la región cuando los rasgos son acotados y no drásticos, precisó.

China, con su dinamismo y por la forma como arrastra a la región de Asia Pacífico a ese crecimiento, contribuye a que la economía mundial tenga el actual nivel de crecimiento.

"Sin ese crecimiento chino, la economía mundial estaría con un crecimiento cercano a cero", aseguró.

Rosales consideró que es una buena noticia que China mantenga ese ritmo, pero al mismo tiempo señaló que un crecimiento muy elevado hace surgir burbujas especulativas en viviendas o en acciones, lo cual debe ser evitado por las autoridades, ya que éstas, al reventarse, producen una recesión.

"La peor noticia que puede tener América Latina y el mundo es que China se desacelere bruscamente", señaló el especialista al añadir que al mundo, incluido América Latina, le conviene un ritmo de crecimiento elevado y sostenido en China.

"Conseguir crecimientos más sostenibles, entre 8 y 9 por ciento y de forma permanente, es una bueno para los precios de los ‘commodities’ (productos) de la región", aseguró.

Ante la pregunta de por qué existen regiones de América Latina que se benefician más del comercio con China que otras, Rosales explicó que se debe a la estructura productiva y exportadora de cada país.

"En el caso de América del Sur hay una complementariedad comercial con China. Esta subregión exporta ‘commodities, productos mineros, agrícolas y energéticos que China demanda", lo cual justifica el vínculo creciente con Brasil, Argentina, Chile, Perú, Colombia, Venezuela.

Sin embargo, "en el caso de México y Centroamérica es distinta la relación económica con el país oriental porque alrededor del 85 por ciento de su comercio se realiza con Estados Unidos", agregó.

México exporta básicamente manufacturas a Estados Unidos, al igual que Centroamérica. Allí se produce una competencia de los productos mexicanos y centroamericanos con los chinos.

Dijo que la CEPAL ha sugerido aprovechar la cercanía que tienen México y Centroamérica con Estados Unidos, así como los acuerdos comerciales que tienen con ese país, para promover cadenas productivas con el fin de recibir inversión y tecnología de China.

Sobre la eventual participación de capitales de China en grandes proyectos de integración en la región, el funcionario de la CEPAL concluyó que China puede manifestar su interés en proyectos de integración en América Latina.

Los países de la región, a través de sus esquemas de integración, pueden presentar por su parte proyectos y hacer rondas de negocios con inversionistas chinos, indicó.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post: